miércoles, 29 de octubre de 2014

Bajo la misma estrella - Reseña Literaria


Contratapa: A Hazel y a gus les gustaría tener vidas más comunes. Algunos dirían que no han nacido con estrella, que su mundo es injusto. Hazel y Gus son solo adolescentes, pero si algo les ha enseñado el cáncer que ambos padecen es que no hay tiempo para lamentarse, porque, nos guste o no, solo existe el hoy y el ahora.Y por ello, con la intención de hacer realidad el mayor deseo de Hazel -conocer a su escritor favorito-, cruzarán juntos el Atlántico para vivir una aventura a contrarreloj, tan catártica como desgarradora. Destino: Amsterdam, el lugar donde reside el enigmático y malhumorado escritor, la única persona que tal vez pueda ayudarlos a ordenar las piezas del enorme rompecabezas del que forman parte...


Reseña: Hazel Grace Lancaster tiene cáncer de pulmón y gracias al Phalanxifor no ha sucumbido aun, pero tiene el problema de que sus pulmones se llenan de líquido. Ella concurre a un grupo de apoyo para aquellos que tienen cáncer y quieren contar sus experiencias y no es que ella quiera hacerlo sino que su madre le insiste.
Augustus Waters es un año mayor que Hazel y tuvo cáncer de huesos gracias al que perdió una pierna. Comienza a ir al grupo en el "corazón de Jesús literal" donde nada más ver a la chica se le acerca y establecen una relación de afecto mutua. Ambos tienen un amigo en común que se llama Isaac (cáncer en los ojos) que es por quién se conocen.
La relación de estos chicos que han peleado y pelean día a día con la muerte se va estrechando y más todavía cuando uno lee los libros favoritos del otro. Tanto es así e importante para ellos que en particular Un dolor imperial de Peter Van Houten sobre una chica con cáncer que narra su historia y termina en una frase inconclusa.



"No sabía qué decir. Sentía como si todo en mí se elevara, como si me ahogara en una alegría extrañamente dolorosa, pero no pude decirle que también yo estaba enamorada de él".

"Alcé la mirada hacia él y pensé que no estaba bien besar a alguien en la casa de Ana Frank, pero luego pensé que, la fin y al cabo, Ana Frank besó a alguien en la casa de Ana Frank, y que seguramente nada le habría gustado más para su casa que verla convertida en un hogar en el que los jóvenes irreparablemente destrozados se abandonaran al amor".

Opinión personal: lo aclaro de una vez: no me gusta el "realismo naturalista contemporáneo". La verdadera historia de cómo llegó este libro a mis manos tiene que ver con un sincero interés de mi parte por saber de qué se trataba, una curiosidad que no llegaba a quitarme el sueño, valga que lo diga, en fin, el trabajo tiene la culpa de todo. Resulta que me vi obligada a leerlo y de allí que ahora estoy haciendo esta reseña.
Hazel Grace tiene una mirada muy ácida de su vida, de la muerte y del cáncer, al igual que Augustus. Ambos saben que su vida no será larga y mientras Hazel teme lastimar a la gente que la rodea, Gus teme ser olvidado, no dejar una huella en el mundo. En la novela no veremos esos miedos volverse realidad, sino todo lo contrario. Una de las cosas que une  a los chicos es un libro, una novela donde la protagonista está enferma también y finaliza como un cese repentino, abrupto. Es el enigma que propone la novela de van Houten con este misterioso final que da para muchos interrogantes y que logrará acercar más a los jóvenes que podrán contactarse con el escritor de una manera virtual y tener más dudas aún. Viajarán a Amsterdam, conocerán el amor y ambos vivirán intensamente lo que les queda de vida.

"Según cómo, es de lo que más me gusta del libro [Un dolor imperial]. Describe la muerte sinceramente. Te mueres en medio de la vida, en mitad de una frase".

"-Bien, ¿por donde iba?
-Por los deseos artificiales.
-Metió el cigarrillo en el paquete.
-Sí, los placeres fríos y artificiales  de un parque temático. Pero permíteme que te diga que los auténticos héroes de la fábrica de los deseos son los jóvenes que esperan, como Vladimir y Estragón esperan a Godot y, las buenas chicas cristianas esperan casarse. Estos jóvenes esperan estoicamente y sin lamentarse a que se presente su verdadero deseo. Es cierto que podría no llegar nunca, pero al menos descansarán en su tumba sabiendo que han hecho su pequeña aportación para preservar la integridad de la idea de deseo". (*todo un orador*todo esto y más para decirle a Hazel que le da su deseo de niño con cáncer para viajar a Amsterdam a conocer a Peter van Houten, wooo)

Lo que me gusta de este libro, donde el cáncer es protagonista es que el escritor logra darle tanta naturalidad al tema teniendo en cuenta que está lleno de niños con cáncer, que se desvirtúa y logra ser un libro adolescente donde, con palabras risueñas o profundas, los valores de amistad, amor y vida tienen mucho sentido y son la resultante de su lectura. Tiene muchos detalles de color, tiene humor y realismo crudo, es una mezcla extraña pero es lo que hace a su trama humana. No voy a negar que es triste pero es llevadero y finalmente agradable, porque es genial conocer este pequeño mundo desde una perspectiva mordaz y desde el desencanto de quien no espera nada y lo alcanza todo. No tengo más para decir porque les estaría adelantando toda la trama y la idea de las reseñas es despertar su espíritu lector salvaje *gruñido selvático*
Entonces... Si les gusta el realismo, el romanticismo y llorar, llorar, llorar... ¡este es su libro! No dude leerlo y verá que no se arrepiente de hacerlo ni de gastar paquetes de pañuelitos en sus lágrimas emotivas. Los sentimientos que despierta son variados y ni usted sabrá lo que siente *¡llame ya!*
Recomendado, okay? ;)



¡Buena semana y buenas lecturas!

Fotos: Web

No hay comentarios:

Publicar un comentario