martes, 25 de marzo de 2014

Una pequeña mención a José de Espronceda



El día de hoy es el cumpleaños de este poeta del romanticismo español. Nacía en 1808 en Almendranejo y sería bautizado con el corto nombre de José Ignacio Javier Oriol de la Encarnación. Tuvo una vida llena de aventuras desde su niñez gracias a su carácter impertinente, efervescente e inquieto. Viaja por toda Europa, es partidario del partido liberal, se enamora de Teresa Mancha, es un romance dramático donde él la rapta, huyen, tienen una hija, ella lo abandona y luego muere amargamente triste... Él fallece de difteria siendo joven, en 1842. La vida de José es un romántica con todas las letras.
Para ver un poco de este espíritu exaltado en el día que cumpliría 206 años copiaré algunos versos de su obra, primero una particularmente romántica, por su lenguaje, por su técnica y por su tema, El estudiante de Salamanca (Edición de 1840):
"Primera Parte
Era más de media noche,
antiguas historias cuentan,
cuando en sueño y en silencio
lóbrego envuelta la tierra,
los vivos muertos aparecen,
los muertos la tumba dejan
 (...)
El ruido 
cesó,
un hombre 
pasó
embozado,
y el sombrero
recatado
a los ojos
se caló.
Se desliza
y atravieza
junto al muro
de una iglesia
y en la sombra
se perdió.
(...)
Segundo don Juan Tenorio,
alma fiera e insolente,
irreligioso y valiente.
altanero y reñidor:
Siempre un insulto en los ojos,
en los labios la ironía,
nada teme y todo fía
de su espada y su valor".(Fragmento)
"Segunda parte
(...)
¡Una mujer! ¿Es acaso
blanca silfa solitaria,
que entre el rayo de la luna
tal vez misteriosa vaga?

Blanco es su vestido, ondea
suelto el cabello a la espalda.
Hoja tras hojas las flores
que lleva en su mano, arranca.

Es su paso incierto y tardo, 
inquietas son sus miradas,
mágico ensueño parece
que halaga engañoso el alma.

Ora, vedla, mira al cielo,
ora suspira, y se para:
Una lágrima sus ojos
brotan acaso y abraza

su mejilla; es una ola
del mar que en fiera borrasca
el viento de las pasiones
ha alborotado en su alma". (Fragmento)
"Cuarta Parte
(...)
Fúnebre 
llanto
de amor,
óyese
en tanto
en son

flébil, blando,
cual quijod
dolorido
que del alma
se arrancó;
cual profundo
¡ay! que exhala
moribundo
corazón.

Música triste,
lánguida y vaga,
que a par lastima
y el alma halaga;
dulce armonía
que inspira al pecho 
melancolía,
como el murmullo
de algún recuerdo
de antiguo amor,
a un tiempo arrullo
y amarga pena
del corazón.
Mágico embeleso,
cántico ideal,

que en los aires vaga
y en sonoras ráfagas 
aumentando va:
sublime y oscuro, rumor prodigioso,
sordo acento lúgubre,
eco sepulcral,
músicas lejanas, 
de enlutado parche
redoble monótono, 
cercano huracán,
que apenas la copa
del árbol menea
y bramando está:
olas alteradas
de la mar bravía, 
en noche de sombría
los vientos en paz,
y cuyo rugido
se mezcla al gemido
del muro que trémulo
las siente llegar:
pavoroso estrépito, 
infalible présago
de la tempestad." (Fragmento)

También escribió extensos poemas de los cuales yo elegí uno que me encanta:
Canción del pirata
"Con diez cañones por banda,

viento en popa, a toda vela,
no corta el mar, sino vuela
un velero bergantín.
Bajel pirata que llaman,
por su bravura, el Temido,
en todo mar conocido
del uno al otro confín.



La luna en el mar rïela,
en la loma gime el viento,
y alza en blando movimiento
olas de plata y azul;
y ve el capitán pirata,
cantando alegre en la popa,
Asia a un lado, al otro Europa,
y allá en su frente Estambul.



“Navega, velero mío,
sin temor,
que ni enemigo navío,
ni tormento, ni bonanza
tu rumbo a torcer alcanza,
ni a sujetar tu valor.



Veinte presas
hemos hecho
a despecho
del inglés,
y han rendido
sus pendones
cien naciones
a mis pies.



Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.



Allá muevan feroz guerra
ciegos reyes
por un palmo más de tierra;
que yo tengo aquí por mío
cuanto abarca el mar bravío,
a quien nadie impuso leyes.



Y no hay playa,
sea cualquiera,
ni bandera
de esplendor,
que no sienta
mi derecho
y dé pecho
a mi valor.



Que es mi barco mi tesoro…



A la voz de “¡barco viene!”
es de ver
cómo vira y se previene
a todo trapo a escapar.
que yo soy el rey del mar,
y mi furia es de temer.



En las presas
yo divido
lo cogido
por igual.
sólo quiero
por riqueza
la belleza
sin rival.



Que es mi barco mi tesoro…



Sentenciado estoy a muerte.
Yo me río;
no me abandone la suerte,
y al mismo que me condena
colgaré de alguna entena
quizá en su propio navío.



Y si caigo,
¿qué es la vida?
Por perdida
ya la di,
cuando el yugo
del esclavo
como un bravo
sacudí.



Que es mi barco mi tesoro…
Son mi música mejor
aquilones,
el estrépito y temblor
de los cables sacudidos,
del negro mar los bramidos
y el rugir de mis cañones.



Y del trueno
al son violento,
y del viento
al rebramar,
yo me duermo
sosegado,
arrullado
por el mar.

Que es mi barco mi tesoro
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar”


Por ahí encontré una Canción del pirata en YouTube, pueden escucharla Aquí. Les recomiendo que si tienen la oportunidad no dejen de leer El estudiante de Salamanca si no lo han leído. Para los que aman la poesía les va a encantar, encontrarán todas las rimas, ritmos y metros conocidos (o casi) y si les gusta lo tétrico, oscuro y fantamasgórico también léanlo, incluso si es solo para aumentar su vocabulario (en especial los adjetivos, Dato: usa 650 de los cuales 320 son distintos).
Saludos :)

Fuente: Benito Varela Jacôme, introducción en José de Espronceda, El estudiante de Salamanca. Altaya, 1996, España.

miércoles, 5 de marzo de 2014

Desafíos - Enero/Febrero


Una hermosa imagen de Maikaworld


Desafío de los colores (Book eater)

  • Azul oscuro: Zafiro, Kerstin Gier.
  • Verde Oscuro: Esmeralda, Kerstin Gier.
  • Naranja: Montaraz, Martiniano Leguizamón.
  • Negro: Pedro Páramo, El Llano en llamas, Juan Rulfo.
  • Gris: Raza de bronce, Alcides Arguedas.


Un objeto, un libro (Susurros literarios).

  • Ciudad: Zafiro, Kerstin Gier.
  • Personaje femenino: Esmeralda, Kerstin Gier.
  • Árbol: Orgullo y prejuicio, Jane Austen.
  • Personaje masculino: Raza de bronce, Alcides Alguedas.


30 libros, 30 autores (Fantasía Mágica)

  • Zafiro, Kerstin Gier.
  • Montaraz, Martiniano Leguizamón.
  • Niebla, Miguel de Unamuno.
  • Orgullo y Prejuicio, Jane Austen.
  • El embrujo de Shanghai, Juan Marsé.
  • Doña Bárbara, Romulo Gallegos.
  • Los de abajo, Mariano Azuela.
  • Raza de bronce, Alcides Arguedas.
  • Agua, José María Arguedas.
  • Pedro Páramo, Juan Rulfo.
  • Guerra del tiempo, Alejo Carpentier.

Buscando el personaje (Lee.Sueña.Vuela).
Personaje cinéfilo: Leslie de la saga El amor a través del tiempo, de Kerstin Gier. Es de relacionar muchos de los sucesos que ocurren con películas que ha visto junto a su amiga, Gwendolyn.
Personaje que haga algún deporte poco común: Gideon de Villiers juega al polo y practica esgrima que es un deporte, aunque él lo haga como defensa personal.
Personaje que ame los libros: Elizabeth Bennet, está demás explicarlo.
Personaje que le guste pintar o dibujar: Daniel de El embrujo, supuestamente tiene aptitud para el dibujo lo que lo lleva a hacer compañía a Susana Franch en la torre y escuchar las historias de aventuras que narra Forcat sobre el Kim.
Personaje que inspire desconfianza: El falso marqués de Saint Germain, desde el comienzo algo huele mal... Y Ño Pernalete el jefe civil del San Fernando de Doña Bárbara.
Personaje que vaya de compras: las hermanas Bennet, en especial las menores, siempre consiguen alguna puntilla o sombrero cada vez que van a la ciudad a visitar a su tía o los oficiales.
Personaje que sea rico: Fritzwilliam Darcy (O y P), dicen que su renta ronda las diez mil libras anuales. La familia de Villiers (El amor a través del tiempo), el príncipe Kai (Cinder), Doña Bárbara.
Personaje con una madre molesta: No sé si éste es el sentido correcto pero la madre de Chrlotte,  es muy molesta, no con ella sino con su hermana y Gwen.
Personaje que ames y no sea humano: Xemerius (El amor a través del tiempo), la gárgola fantasma, por decir lo que los demás quisieran y no pueden. Iko (Cinder) es una droide muy humana, muy simpática y muy dulce.
Personaje que te haga reír: El capitán Blay (El embrujo de Shanghai), está medio loco y cree que todo el mundo está "gaseado" además de que viste estrafalariamente como un peatón arrollado por un tranvía y en realidad parece el hombre invisible.
Personaje de un país exótico: Levana (Cinder) es de la Luna, es considerado un país aunque ella crea que es reina de un planeta.
Personaje que merezca un flechazo en la frente: El Denis (El embrujo), está tan enojado con la vida que vino a arruinarle las ilusiones a la niña enferma y también su futuro.
Personaje con un trabajo riesgoso: Los viajeros del tiempo, siempre tienen que tener cuidado cuando van a otro tiempo porque sus enemigos pueden tenerle lista una trampa para asesinarlos. Apolinario Silva (Montaraz), su "trabajo" es ser un gaucho montaraz a las órdenes de Ramírez en la guerra por la independencia de las provincias.
Personaje que haya matado: Miguel de Unamuno en Niebla mata a su personaje porque no quiere suicidarse.
Personaje desmemoriado: el señor Sucre (El embrujo), no sabe quién es ni dónde vive, siempre tienen que recordárselo.
Personaje que cocine: Nandu Forcat (El embrujo), cocina y le prepara las sustanciosas meriendas a Susana.
Personaje de otro plano espiritual: todos los personajes que habitan Comala en el momento en que llega Juan Preciado, excepto los "hermanos" que aun no sé muy bien qué sucede con ellos (Pedro Páramo).
Personaje con problemas de dinero: Santos Luzardo, quiere construir una cerca para dividir Altamira del Miedo pero no tiene plata (bueno, luego sí tiene pero no nos enteramos si en verdad hace la cerca o no).
Personaje que tenga problemas de dinero: Mauricio Blanco Clará (Niebla) no quiere trabajar y no quiere ser mantenido por su mujer así decide estafar a Augusto.
Personaje con una muerte injusta: Lucas Montrose (El amor a través del tiempo), había sido asesinado por los malos de la historia.
Personaje que limpie la casa: Marisela, mantiene la casa de Santos impecable.
Personaje mujeriego: Pedro y Miguel Páramo, la herencia de un nombre...
Personaje que esté muerto/sea un fantasma: vuelvo a decir: todos los habitantes de Comala, porque es, en el sentido literal, una ciudad fantasma. Pero si tenemos que precisar... Abundio Martínez, el arriero.

Muy pronto completaré más personajes porque encontraré más! :D

Espero que los que hayan proyectado sus propios retos estén avanzando, solo espero que no les pase como a mí el año pasado, todo por la mitad... fue muy triste... ni una pálida entrada para avisar que seguía viva...(?) :P

Un saludo.

martes, 4 de marzo de 2014

Raza de bronce, Alcides Arguedas

Raza de bronce, Alcides Arugedas. Primera edición: 1919, última edición corregida: 1945. 

Sinompsis: Agiali y Wata Wara, de una comunidad aymara en Bolivia, están comprometidos cuando él debe cumplir con un castigo que el patrón les manda, ir hasta el valle a comprar semillas para la próxima siembra. Agiali, Manuno, Quilco y Cachapa, con sus animales de carga con alimentos para el viaje deben recorrer las zonas escarpadas cercanas a La Paz, sufriendo toda clase de penurias. La obra describe con gran maestría el paisaje boliviano y la injusticia, violencia y despojo que sufren las comunidades aborígenes del Tahuantisuyo, a la vera del lago Titicaca.
Reseña: Una obra perteneciente a la corriente de la novela indigenista que cuenta las penurias por la que pasan los pueblos originarios de Latinoamérica. Toma como referencia a los habitantes del Kohauyo pero podría ser cualquier otro. Estos aborígenes, que fueron despojados de sus tierras viven en ella a cambio de trabajarlas y pagarle al terrateniente por el usufructo de las parcelas que ocupan para su propio beneficio, que no es mucho porque todo es del patrón y siempre puede disponer de ello, por las buenas o las malas. La obra además de mostrar  la naturaleza, también hace hincapié en la cultura del Tahuantisuyo (incas) y los diversos  métodos que tenían los indios para hablar con sus dioses, los ritos funerarios, casamientos, labrar la tierra, preparar alimentos, y demás. Este es el marco para narrar el maltrato que sufrían por el mestizo (cholo) que administra la hacienda.
 Los protagonistas son Wata Wara y Agiali, en particular y los demás indígenas masificados. Los antagonistas son el administrador y el patrón y sus amigos que pasan una temporada en la hacienda. La obra consta de dos partes: I. El valle, II. El yermo. En la primera se narra el viaje de los “castigados”, los puneños al valle donde tendrán que enfrentarse a la naturaleza hostil y tendrán algunos encuentros con gente que los ayuda (a cabio de escharque- carne seca- y demás productos de la puna y el lago) y situaciones de peligro. En la segunda, luego del regreso de los viajeros se centra en un relato lleno de violencia y con tendencia ensayística. El autor narra diversos hechos de violencia a una cultura avasallada y despojada. Busca reivindicarla pero he aquí la cuestión. Para reivindicar, meta que se propone la literatura indigenista (a diferencia de la indianista que muestra la vida idílica del indígena antes de la conquista) se deben proponer soluciones, como lo hacen otros autores del mismo género de obras, pero Alcides Arguedas, no insinúa ninguna. Esta es la característica fundamental de Raza de bronce con respecto  otras obras ya que el autor posee convicciones ideológicas que no apoyan el objetivo de la novela indigenista. Alcides Arguedas, hijo de terratenientes, conoció a los indígenas y sintió pena por sus sufrimientos, pero él, descendiente de españoles cree en la supremacía del hombre blanco. Así, expone su tesis al respecto en la novela, porque Pablo Pantoja y sus amigos son en realidad cholos, como el administrador, pero éstos se dicen blancos.  La problemática de los cholos o mestizos viene a raíz de que ellos poseen en su sangre la mezcla del blanco y el aborigen, del conquistador y del conquistado y mientras quiere ser blanco, desprecia al aborigen con mayor energía, pero tampoco tiene la aceptación de los blancos porque desciende de indígenas. Como se verá es una posición extraña y a esta mezcla es a la que Arguedas culpa todos los males de la nación porque está en manos de estos (como Pantoja que ha logrado estas tierras de la que es dueño gracias a las leyes de un tirano -Melgarejo, personaje histórico- que promulgó la erradicación del indio y distribuyó tierras entre sus allegados, el abuelo de Pablo) que viven de discursos y con impunidad. Por otro lado defiende al indio por la supremacía de su raza pura, creyendo en un pasado de relaciones amigables, donde se respeten las leyes, entre ellas las Leyes de Indias que protegía al indígena de los abusos a los que en realidad fue sometido. Aunque crea que el progreso proviene de Europa y el aborigen sea un obstáculo para tal evolución.
Algunas citas:El más pequeño ruido insólito adquiría una sonoridad extraña y patética en las oquedades. La atmósfera era de una transparencia indescriptible. Los objetos más lejanos destacaban nítidos sus contornos, y la mirada se extendía hasta tropezar con la curva del cielo y la bruma de la tierra, confundida en una línea azul. Y bajo la bóveda, jalonando el horizonte, alzábanse las cumbres de cerros –rojas, pardas, amarillas, ocres, azules- hasta atenuarse y diluirse en los confines, junto  a una raya rutilante, más allá de una enorme mancha roja salpicada de puntos blancos y brillantes” (pág. 83).
Los indios son hipócritas, solapados, ladrones por instinto, mentirosos, crueles y vengativos. En apariencia son humildes porque lloran, se arrastran y besan la mano que les hiere; pero ¡ay de ti si te encuentran indefenso y débil! Te comen vivo. Y sábelo ya de una vez. No hay peor enemigo del blanco, ni más cruel, ni más prevenido que el indio. El indio…
-¡Eso es natura, correcto, legítimo!-Le interrumpió con igual viveza Suárez-. Porque el blanco desde hace más de cuatrocientos años, no ha hecho otra cosa que vivir del indio, explotándolo, robándole, agotando en su servicio su sangre y su sudor. Y si el indio le odia, siente desconfianza hacia él  y hace todo lo humanamente posible para causarle males, es que con la leche, por herencia, sabe que el blanco es su enemigo natural, y como enemigo le trata. Esto, convendrás, es justo y muy humano” (págs. 272-273).
La novela indigenista surge en la primera mitad del siglo XX, en la búsqueda del ser nacional de algunos países de América Latina, rescatando lo autóctono y con características realistas-naturalistas.  Busca reivindicar al indígena, su cultura y sus posesiones.  Denuncia el incumplimiento de las leyes y comparten los antagonistas: la autoridad o gobernante, el terrateniente y el sacerdote. Estas novelas abrieron los ojos a la sociedad para que luego las cosas cambiaran con respecto al indígena y su condición de habitante y hombre igual a los demás gracias a un grupo de leyes proyectadas por gobiernos posteriores.
Opinión personal: Esta es una de las obras que entran dentro de mi programa de Literatura Latinoamericana y definitivamente no la empecé a leer con mucha emoción pero luego de ver qué significa la novela indigenista y que Raza de bronce sea la iniciadora y a la vez haga la diferencia con esto que ya expliqué antes sobre la ideología del autor me gustó haberla leído. Conocí más de una cultura muy cercana y desconocida para mí. Algo que ocurría hasta hace muy poco en un país limítrofe al mío y que parece que fuera cosa que sucediera  hace siglos y no ha sido sino hasta mediados del siglo pasado, un poco más de cincuenta años en que las cosas mejoraron un poco para las razas originarias de nuestra América. En especial Bolivia que hoy tiene un presidente que no niega, más aún, que se siente especial por pertenecer a esa raza despojada en su propia tierra, que tanto padeció y que era considerado un animal de carga, embrutecido por el trabajo pesado.
Por los demás es una novela que se hace un poco pesada por las descripciones pero, a la vez son tan buenas que hacen que el lector se sienta recorriendo los valles y navegando por el Titicaca. A los que no les gusta sufrir, ya les digo que no la lean porque lo que sufre esta pobre comunidad es desgarrador, y el final se debate entre la tristeza y la justicia vengativa y vindicadora. Pero merece una oportunidad y si tienen la ocasión, no dejen de leerla :)

Indio: indígena americano.
Blanco: gente de origen europeo.


¡Si te lo llevas indica la fuente! Gracias.
Fuente: Raza de bronce. Wuata Wuara. Alcides Arguedas. Edición crítica. Antonio Lorente Medina, coord. Colección Archivos, Unesco, 1988. España.