jueves, 17 de enero de 2013

El embrujo de Shanghai de Juan Marsé

El embrujo de Shangai. Juan Marcé, 1993.   
Plaza y Janes Editores S. A.,  Barcelona, 1998. 248 páginas.
Contratapa de la edición
"Las sucesivas apariciones y desapariciones de los maquis que cruzan la frontera son lo único que anima la vida gris de un barrio barcelonés en la época más dura de la posguerra. El relato de la aventura de uno de sus héroes míticos, que embarca rumbo a Shanghai para cumplir una arriesgadísima misión entre pistoleros, ex nazis, bellas mujeres y siniestros clubes nocturnos, es una ráfaga de aire fresco para el tiempo muerto de un país muerto, y constituye a la vez una magistral novela dentro de la novela. El embrujo de esta historia no se encuentra tanto en la presentación de la vida real como de la imaginada, tal vez la única vida verdadera".                                        
Y, otra sinópsis: (hecha por mí) 
En un barrio de Barcelona de posguerra, un niño, Daniel y un anciano, el capitan Blay salen a recorrer sus calles en pos de conseguir firmas para una causa ambiental. En la calle de las Camelias vive una niña tísica. El capitán pide a Daniel que haga un dibujo de ésta, yaciente, para dar fuerza a su causa. Pero esta niña no es otra que la hija del Kim, un rebelde pistolero famoso, refugiado en Francia. Así es, como comienzan las aventuras que llevará a estos niños a viajar desde la torre hacia los confines del mundo, Shanghai.
Opinión personal: 
Empecé a leer este libro porque debía leerlo, tenía que elegir entre un grupo de libros del siglo pasado de escritores españoles y el título de éste se me antojó... mágico (?).
No me arrepiento de esta elección a ciegas. Cuando se empieza a leer el libro uno se pregunta, ¿qué tiene que ver el título con esto? E incluso cuando comienza la novela intercalada que contiene, sigue sin explicarse la parte de "embrujo", pero al finalizarla, o mejor, al finalizar toda la novela, todas las piezas encajan, ahí es cuando recién se ve y se saborea el efecto mágico que el autor va creado en cada página, con cada capítulo, con cada palabra, con esa manera de narrar que posé Juan Marcé que atrapa al lector entre las dos historias. Creo que no hace falta decir que me encantó... ^_^ Está bien que alguien lo pueda considerar lento o quizá se espere otra cosa al tomar este libro, yo creo que lo mejor es ir sin espectativas, como yo...
La novela posee dos historias, una enmarcada y un narrador distinto para cada una.  Quiero rescatar a dos personajes que me parecieron geniales, Nandu Forcat y el capitán Blay. El primero es importante por la trama, podríamos decir que el *mago* y el segundo porque es simplemente inolvidable. Y no nos olvidemos del señor Sucre.


Algunas Citas:
"Cuando por fin se decidió a salir a la calle [el capitán Blay] había perdido cuarenta kilos de peso, una guerra y dos hijos, el respeto de su mujer y, según todas las apariencias, buena parte del poco seso que siempre tuvo. Nadie en el vecindario lo reconoció al principio, pues su miedo era tal que salía camuflado bajo un aparatoso disfraz de "peatón atropellado por un tranvía", según le gustaba presentarse a sí mismo en las tabernas..." (capítulo I, parágrafo 4).     
"[El señor Sucre] Solía decir que, en días desapacibles y de mucho viento, tenía que echarse a la calle en busca de su propio yo extraviado" (capítulo I, parágrafo 1). 
"-Pero Blay, puñetero -dijo sonriendo-, ¿cómo me pides  la firma si sabes que extravié nombre y domicilio y sexo y sindicato...? ¿Pero cómo eres así, hombre?-Venga, ya está bien con esta coña marinera -protestó el capitán-. Ahora va a resultar que tú también está gaseado. Que el asunto no es para tomárselo a broma... [...] 
-Blay, no vas a creerme, pero hay días en que estoy muy poco interesado, pero que muy poco, en saber quién puñetas soy. Presiento que da lo mismo. La identidad es una engañifa, y además tan efímera... Somos un desecho cósmico, querido amigo. A mí, lo único que ahora me preocupa es recordar con todo detalle lo que hice mañana y olvidar para siempre lo que haré ayer. Abur. (capítulo III, parágrafo 3).

La imagen que más me gusta, bajo la pluma de Marsé:
"(...) una reflexión de la luz más ilusoria que la de una película pero grabada en el corazón con más fuerza que en la retina del ojo, y que ha de acompañarme ya para siempre: un paquebote blanco como la nieve navegando engalanado por los mares de China bajo la noche estrellada y una muchacha paseando por cubierta a la luz de la luna con un chipao de seda abierto a los costados, la brisa en los cabellos y toda ella trémula de lejanías, fascinada por el vasto mar fosforescente, por la plata reiterada de la cresta de las olas hasta el horizonte, Susana dejándose llevar en su sueño y en mi recuerdo a pesar del desencanto, las perversiones del ideal y el tiempo transcurrido, hoy como ayer, rumbo a Shanghai"

JUAN MARSÉ es un escritor español nacido en Barcelona el 8 de enero de 1933. Abandonó sus estudios formales y trabajó como aprendiz de joyero, donde empezó a escribir sus primeros relatos. Su primera novela es Encerrados en un solo juguete, y tiene otros títulos como Si te dicen que caí, La muchacha de las bragas de oro, El amante bilingüe, El embrujo de Shanghai, Con rabos de lagartija. Ha recibido numerosos premios y galardones: Biblioteca Breve de Novela (1965), Planeta de Novela (1978), Crítica de la Novela Castellana (1993), Premio de Literatura juan Rulfo (FIL de literatura) (1997), de la Crítica  de Narrativa Castellana (2000), Premio Nacional de la Narrativa de España (2001), Quijote de la Letras Españolas (2006), Miguel de Cervantes (2008)
(Fuente Lecturalia.com)


2 comentarios:

  1. Hola me parece interesante la trama de la novela, no me he leído nada del autor. Me ha gustado mucho la reseña.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchas gracias! Y ¡gracias por comentar! :)

    ResponderEliminar